Opinión

El socialismo ramplón de Pedro Sánchez

Ya nadie lo duda. Ha entrado Pedro Sánchez como elefante por cacharrería. Ha regresado el socialismo. Un socialismo con minúsculas, simplón, cutre y de rapiña que ya nos hace añorar a Felipe González, que olía a socialista desde muchos metros. Antes los rojos, los auténticos, y no estos sucedáneos, no eran así. Los socialistas de antes y de después de la guerra tenían coraje. Pero llegó Zapatero y cambió el coraje por el talante. Su sucesor, Pedro Sánchez, se dedica a traficar, especular y trapichear con el término “Nación Española”. Quizá, resulte que “Nación” es un concepto político, administrativo y antiestético.

La palabra que Pedro Sánchez y sus acólitos ignoran es “Patria”, que viene de padre, y eso sí la hace entrañable y verdadera. España no se rompe y el Gobierno no debe debatir lo de “Nación Española”, sino devolverla a sus límites históricos y burocráticos. Este socialismo simplón, casposo y canalla todavía no ha cogido la cosa, sino que contempla extasiado a separatas, independentistas, abertzales y etarras. Es un socialismo fácil porque no cuesta nada tomarse una copa con los separatistas y decirles a todo que sí, que bueno, que vale, que a tope, que bien.

Para este Gobierno, todo lo que sea alterne es socialismo. Más que socialista, este Gobierno de Pedro Sánchez quiere ser moderno, y ya roza lo ridículo y grotesco. Socialismo facilón es repartir España entre los folclóricos y periféricos, que ahora han sacado todos los viejos papeles como se saca una espada y viven en unos continuos sanfermines valencianos, gallegos, catalanes, andaluces, aragoneses, lo que sea.

El tema es invitar a Pedro Sánchez y al ministro de la cosa y empezar a pedirle derechos, cuando ya han soltado los toros peatonales en todas partes menos en Pamplona. El gentío corre el toro, baila sardanas y celebra el orgullo gay, mientras al presi le ponen papeles a la firma y lo rubrica todo, haciendo una España de picadillo e insistiendo en lo de la “Nación Española”, que también está equivocado. Lo prioritario ahora es sacar a Franco de su tumba, la reproducción asistida para lesbianas, el acercamiento de presos etarras, el cambio de nombre en los menores transexuales y la eutanasia. Esa es la nueva España que nos ofrece el socialismo ramplón de Pedro Sánchez. Socialismo difícil, como mejorar jornales y paro, eso ni lo piensa.

Por Marisa Arcas

@marisaarcas

9 julio, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.