Opinión

¿Es Pedro Sánchez socialista?

La verdad sólo está pensada para los valientes, los cobardes  la eluden siempre que pueden. Hacen falta agallas para reconocerlo pero hace tiempo que nuestros socialistas dejaron de hacer socialismo y eso es duro. La gente se preguntaba si Pedro Sánchez sería bueno o malo, duro o blando, justiciero o caritativo, digno de su antecesor en el cargo o indigno de sí. Lo que nadie se ha preguntado nunca es si Pedro Sánchez era socialista o qué. Porque en los últimos días ha hecho de todo: seguidismo cutre, psoeísmo, pactismo burdo, indecisión y promesas perversas, pero no se le oye hablar de socialismo para nada. Es palabra que ya no suena en Ferraz ni en parte alguna.

Se le pide a Pedro Sánchez que invente algo, que proponga cosas positivas, que arregle, que diseñe, pero no es por ahí. Lo único que tendría que hacer Pedro Sánchez es volver sencillamente al socialismo obrero español. Pero el socialismo se está pasando de moda, como antes el comunismo, porque el capital ha descubierto una nueva maña: que más práctico que combatir una doctrina es esperar a que se pase de moda, como la minifalda o el cubismo.

Los españoles ya no hablamos de socialismo, se ha pasado de temporada, y ahora manejamos con toda naturalidad, el costoso cambio de mobiliario en La Moncloa, sacamos a pasear el cadáver de Franco o soportamos a ministros bajo sospecha judicial. ¿Y del socialismo qué?. No es que los socialistas así llamados hicieran cosas malas en sus mandatos, sino que dejaron de hacer una sola cosa buena: socialismo. De una moción de censura puede salir un Pedro Sánchez, presidente, pero lo que tardará mucho en salir es un gobierno socialista como cuando entonces.

La plebe ha descubierto que se puede vivir también sin Felipe González, sin Alfonso Guerra, sin José Luis Rodríguez Zapatero, sin rojos. Hay como un cinismo colectivo que nos impide decir las cosas. Hasta los jubilados han desaparecido. Los abuelos ya no calientan la calle. Han fallecido o están en Benidorm, pero las pensiones siguen sin subir. Seguramente, y ahí radica todo, al socialismo no le sucedió una democracia cristiana ni una socialdemocracia, sino la posmodernidad. Pedro Sánchez es un posmoderno listo que llega tarde. Así, anda cosiendo para fuera, haciendo pactos/chapuza, chapistería política y oportuna, poniendo cabreados a miles de españoles. Pero del socialismo qué.

Por Marisa Arcas

@marisaarcas

2 julio, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias
Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.