Opinión

Parados, nacionalistas forzosos del desempleo

Lo que más me fastidia del paro no es su resistencia a desaparecer sino al uso y abuso que hacen de él los políticos. El paro ha dejado de ser un hecho real y crudo, una despiadada verdad, para quedarse en un concepto, una valoración, una estadística con la que se juega. Quiere decirse que la oposición denuncia el paro porque es un punto débil del Gobierno (igual sería a la inversa). Quiere decirse, asimismo, que el Gobierno muestra los gráficos que ilustran las caídas de desempleo como batallas ganadas a la crisis económica. Quiere decirse, en fin, que los empresarios manejan el paro como la gestión del Gobierno, como demagogia de la oposición, y ellos bastante hacen con dar empleos a voleo y arriesgar un capital.

Los medios utilizan el paro a favor o en contra, pero sobre todo como clave sensacionalista cuando hay que borrar una buena gestión. Los parados viven en el paro como en su única patria, ellos son los nacionalistas forzosos del paro, en sus pisos y barracas, y les hace cierta gracia cualquier otro nacionalismo de bandera y párrafo. Los sindicatos se ocupan poco del paro. Prestan más servicios al que está trabajando que al que no trabaja y no aporta nada. Por lo tanto, ¿Qué estamento social se ocupa y preocupa realmente del paro?

Conozco jóvenes que han entendido el paro como desesperación y jóvenes que se sienten humillados por el trabajo que hacen. El currante suele decir que está “jodido”. Toda la juventud española se divide hoy en dos bloques: los que están desesperados y los que están jodidos. Son más intelectuales los primeros y más sufridos los otros. Pero, en este argot que genera el desempleo, hay un tercer grupo que es el de los “humillados”. No sé si les humilla el trabajo que hacen o les humilla, sencillamente, trabajar. En cualquier caso, nuestro paro es inclemente.

Dicen que hay un paro grave cuando no existe absolutamente ningún trabajo para varios millones de la población. Hay un paro relativo o de clase cuando los inmigrantes asumen los peores oficios, que los nacionales rechazan. Este paro relativo o europeo es el que se da hoy en casi todos los países de nuestra órbita. Es un paro confortable. Es el paro natural que genera la riqueza. Una monstruosidad muy bien razonada y muy poco convincente.

Por Marisa Arcas

@marisaarcas

1 enero, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.