Opinión

Cuidado con el Bitcoin: un claro riesgo para el sistema financiero

 

Aunque el Bitcoin es visto por muchos como una moneda virtual, la legislación lo considera simplemente como un bien, aunque diré algo al respecto ya que yo no estoy de acuerdo. El Banco Central Europeo ha dicho que es pura especulación ¿Por qué alguien compra un Bitcoin? Porque espera ganar dinero, es decir, en realidad es pura especulación.  Alguien lo ha definido como un tulipán.  Lo ha dicho el Director de J. P. Morgan, los representantes de la Banca extranjera en España…

Hace unos días hablaba con el representante de Taiwán en España y me decía hablando de este tema que efectivamente hay mucha afición al juego en el Sudeste Asiático y es una forma de obviar el control de capitales que hay en China, India y este tipo de países del Sudeste Asiático.

Yo creo que dar credibilidad al Bitcoin, hablar de que es un sistema criptográfico muy complejo es un error. Es que alguno se va a llevar un susto como se lo llevaron por ejemplo la gente de los sellos. Quien juega con este tipo de bienes en los que una entidad empieza a generar expectativas, una burbuja, pues corre el peligro de acabar mal. Hay personas a las que les gusta jugar a la lotería, que tienen una gran afección al riesgo. Yo creo que este globo lo que conviene es pincharlo lo antes posible. Su propia consideración como moneda virtual, intentar explicarlo, recurrir a que entra por miles de ordenadores, no se puede controlar, es como una pecera que se ve desde fuera… esto es jugar con posibles inversores, con posibles ahorradores. Realmente cuando alguien va a comprar Bitcoins es para hacer especulación.

Como he dicho la legislación dice que es un bien, pero yo ni siquiera lo considero un bien, porque no lo respalda ningún valor. Por tanto es peor. Para mí es la perfecta definición de lo que es una burbuja. Es una pompa de jabón que no tiene nada y que como una burbuja puede explotar en cualquier momento.

Es curioso, porque la moneda por así decirlo que más se conoce es el Bitcoin, pero es que hay más de mil criptomonedas y cada uno está con la suya.  Y lo más sorpredente de todo es que al principio ponían un poco de cordura y coherencia los grandes banqueros de Wall Street. Incluso el Consejero Delegado de J. P. Morgan dijo que echaría a alguno de sus brokers si él se enteraba que estaba negociando o trabajando con Bitcoins.  Pues hoy sabemos que J. P. Morgan ha dicho que está pensando lanzar Futuros sobre el Bitcoin. Lo más sorprendente de esto es que los grandes banqueros de Wall Street que al principio defenestraron esto como idea, ahora incluso se plantean sacar derivados de estas monedas para operar con ellas y Citigroup ha dicho que va a crear su propia criptomoneda que se llamaría Citicoin. Osea que estamos entrando en un absurdo peligroso.

Inventaron un sistema que ahora en realidad se está intentando utilizar para estos métodos de las transferencias casi en tiempo real. Luego empezaron a subir mucho de valor porque tienen relación con esa afición al juego y con que se crean desde los ordenadores.  Entonces alguien que se lo inventó dijo que iba a tener un límite de 21 millones de monedas que luego después se ha sabido que tampoco porque como lo crean con los ordenadores a través de logaritmos pues pueden aumentar, pero es muy costoso porque consume mucha energía. O sea detrás del Bitcoin lo que hay básicamente es una gran factura electrónica. Es en lo que están. Tienen grandes ordenadores trabajando todo el día para que ese logaritmo consiga con ese sistema que se han inventado generar otro Bitcoin. Es como de película absurda. Por tanto no tiene ningún valor, no hay nada que lo sustente detrás. Es un riesgo claro para el sistema financiero.

 Álvaro Lodares (Economista)

@lodares

2 diciembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.