LifeStyle

De la grasa, todo se aprovecha

Nuestra propia grasa vale, no solo para mejorar nuestro aspecto estético, sino nuestra salud.

La liposucción cumple cuarenta años, convertida con 23.500 intervenciones anuales en la tercera operación estética más realizada en España, solo por detrás del aumento de senos (42.000 intervenciones) y la blefaroplastia (31.100 intervenciones); y superando a la rinoplastia (17.700 intervenciones), a la abdominoplastia (13.600 intervenciones), y a la mastopexia (12.200 intervenciones).

Hasta que apareció la liposucción, el exceso de grasa se trataba extirpándolo junto con la piel (abdominoplastias y dermolipectomías) dejando, en consecuencia, grandes cicatrices. Esta técnica fue inventada por el ginecólogo italiano Giorgio Fischer en 1974. Pero fue el cirujano francés Gerard Yves Illouz el primero en utilizarla con fines estéticos en 1977. El doctor Illouz acopló una cánula a un aspirador e, introduciéndola bajo la piel, con movimientos de vaivén, consiguió desprender y aspirar el tejido graso; y así extraer la grasa sobrante del paciente.

El 20% de las liposucciones se realizan en la zona abdominal, seguidas de las de flancos (15%), las de muslos (12%) y las de trocánteres (11%). Las de rodillas, piernas, cervical o torácicas no superan el 10%. Y la proporción entre mujeres y hombres es de 80%-20%.

Una de las mayores innovaciones de estos últimos años, además de los avances técnicos que hacen que esta cirugía sea cada vez menos menos invasiva, es el lipofilling o la reutilización de la grasa retirada para usarla en otras cirugías, como el aumento de pecho, el aumento de glúteos, el lipofilling facial (rellenos de arrugas o líneas de expresión, eliminación de ojeras, párpados,pómulos, mentón o labios), y otras cirugías corporales.De hecho, en 2016 ya se han realizado más de 22.000 cirugías de lipotransferencia en España.

Por último, uno de los mayores avances médicos actuales y que tendrá un recorrido espectacular en los próximos diez años, es la extracción, mediante mini liposucciones, de las células madre depositadas en el tejido adiposo abdominal, y su posterior criogenización para su futura utilización médica. La terapia celular será una de las estrategiasmás útiles en el tratamiento de miles de enfermedades. Así, nuestra propia grasa valdrá no solo para mejorar nuestro aspecto estético, sino nuestra salud.

 

© FEMM Cirugía y Medicina Estética

 

22 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.