Murcia

La huelga que huele a otoño caliente

Tenemos dos frentes abiertos: para Fomento y para Hacienda. Los dos relacionados con los aeropuertos. Por un lado tenemos la amenaza de paro de los sindicatos de Aena prevista para mediados de septiembre y con una duración de 25 jornadas alternas que irían hasta diciembre.

Otro Ministro (el de Fomento) espera que la sangre no llegue finalmente al río. No parece tener ganas el Ministro de que se le abra otro frente como el que tiene abierto en el Prat. El laudo está en marcha, es de obligatorio cumplimiento, pero los trabajadores de Eulen han anunciado que habrá más paros buscando otras excusas. Los trabajadores del Prat aseguran que durante la huelga ha habido despidos y sanciones injustas y esa es la excusa para una nueva huelga.

Los planteamientos que yo he escuchado por parte del representante de UGT son infumables en todo caso. Son infumables porque en 2017 en un Estado más o menos abierto y moderno las cuestiones no se plantean así, se tienen que plantear de otra manera, en una mesa. Yo no me creo esto de que ni los empresarios ni los trabajadores estén indefensos en ningún sentido para hacer sus reclamaciones y poder plantear mejoras salariales si lo creen oportuno de forma civilizada. Con esto no estoy negando el derecho a huelga para nada, pero quiero separar lo de Eulen y el Prat con esto en general de Aena.

Aena es una empresa pública y Eulen es una empresa privada. Son cuestiones diferentes. Pero me da la sensación de que con ambas cosas hay objetivos diferentes. Esa amenaza de la gente de Eulen diciendo: bueno, pues como ahora estamos en esta posición vamos a plantear esta huelga, me huele a que hay otra motivación y la motivación es que se quiere montar un otoño caliente como se decía antiguamente.

De todas maneras es infumable todo el planteamiento que se está haciendo. Empezamos por la idea de la empresa pública. Aena ¿Por qué no se privatiza al menos una gran parte como se pensó en su momento? Esta idea de que el Estado tiene que hacer cosas que no le corresponden como por ejemplo servicios de gestión aeroportuaria o de otro tipo, pues me parece que no es lo que corresponde. De hecho en la mayor parte del mundo occidental y civilizado muchos de esos aeropuertos están gestionados por las empresas privadas.

La primera cuestión es: si es una empresa pública, estos señores se tienen que atener un poco a los marcos de acuerdos para la función pública. Es decir, no puedes a un montón de funcionarios y empleados públicos en general decirles que suben un 1% y estos señores piden un 10%. En el caso de Eulen un 20-30%. Me parece extemporáneo. Además no hay ningún trabajador en ninguna empresa que haya experimentado una subida de un 20-30% de su salario en ningún momento. Con lo cual me parecen peticiones puestas en un radicalismo tal que me da la sensación que esconden otras cosas.

En segundo lugar hay un argumento que de alguna manera se intuye también por parte de algunos. Esos que dicen que como es una empresa que está teniendo beneficios, que no va a perjudicar las cuentas públicas si se hace ese aumento ¿No perjudicará las cuentas públicas? Pues depende. Es una empresa con beneficios, pero si una decisión de este tipo le lleva a empezar a elevar costes, cambiar la organización y empezar a tener pérdidas pues entonces sí que tendríamos que poner dinero de los impuestos para cubrir los gastos de las empresas públicas.

Esto que dicen algunos de que no aparecen en los Presupuestos, es falso. Aparecen en los Presupuestos, lo que pasa es que no se contabilizan en los Presupuestos. Es decir, el déficit y la deuda de las empresas públicas no se contabiliza en la deuda nacional, en la deuda pública, ni en el déficit que presenta España ante Bruselas todos los años. Pero eso no quiere decir que no haya pérdidas. El conjunto de las empresas públicas para que nos hagamos una idea tiene unas pérdidas de más de 30.000 millones de euros acumulados.  Que una tenga beneficios y pretenda que es algo extraordinario y que lo que tiene que hacer es tener pérdidas es para mí la falacia del argumento. Es decir, como es una cosa excepcional entre todas las empresas públicas, vamos a hacer que esta empresa que tiene beneficios entre también en pérdidas porque vamos a elevar los salarios.  Hasta el propio José Manuel Vargas parecía reclamar una mayor remuneración, ya que dice que es un delegado de empresa del IBEX con menor sueldo. Son 166.000 euros anuales, para un cargo público no está del todo mal.  Ya sé que esto no es lo que ganan otros señores en Aena, pero el error es pensar que como es una empresa pública con beneficios es algo extraordinario y hay que cargárselo.

También hay que tener cuidado con las palabras. Yo no niego que haya individuos que se dediquen a la labor empresarial que intenten o pretendan ser unos explotadores, pero esto de transformar la idea y decir que en el siglo XXI existe esclavismo laboral, que el capitalismo y el mercado lleva al esclavismo laboral es falso. Hay un elemento fantástico en todo este asunto y es que el mercado consiste en una contratación por las dos partes.  Es decir, que las dos partes llegan a un acuerdo y uno está de acuerdo con los contratos que firma. Si se dice que van a la baja los precios a los que contratan esos servicios las Administraciones Públicas y entonces no se cumplen, que se les haga cumplir. Y que miren bien, que para eso hay abogados del Estado, del Ayuntamiento, de las Autonomías… que busquen bien como son las redacciones de los contratos y que se las hagan cumplir. Y si no se hace es culpa de quien es culpa, que es la Administración, no las empresas.

Primero no hay esclavismo y segundo hay contratos. Los contratos se hacen cumplir. Si dice el contrato que alguien tiene que tener las calles de Madrid limpias y no las tiene, alguien está fallando. Y seguimos fallando incluso con cambios de Administración.  Y en otras muchas cosas.

Yo no sé como alguien puede conocer con exactitud cuál debe ser el incremento salarial de cualquiera de los trabajadores de Eulen. Primero entiendo que no todos los trabajadores habrán aportado lo mismo a la empresa y entonces no todos tendrían que tener el mismo incremento. Esto de los incrementos lineales me parece ridículo. En segundo lugar no sé el porqué de que tenga que ser un 3% y no un 4 o un 1,5%.  Iberia después de muchos años se tuvo que transformar. En los años 90 le pedían presionando los comités de empresa estas cosas (desde los pilotos hasta el personal de tierra) y la pusieron en graves aprietos. Ya me gustaría a mí que tanto empresarios como trabajadores se sentaran civilizadamente en una mesa a discutir estas cosas.

Insisto, conocer lo que tiene que aumentar el salario tiene que ver con las productividades marginales. No todos los trabajadores de Aena tienen puestos con un capital humano alto. Habrá puestos de todo. Habrá puestos que tengan mucha especialización, capital humano y que tengan mucha productividad y otros que no.

Pasa esto a los trabajadores de Eulen,  que es una empresa de seguridad y realizan una tarea que no es muy especializada y en la que hay mucha oferta que puede entrar a ofrecer ese tipo de trabajo. Con lo cual, sus salarios serán más bajos.

Álvaro Lodares (Economista)

@lodares

 

25 agosto, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.