Murcia

‘Caso Kokorev’: la supuesta ‘compañía fantasma’ también comerció con empresas españolas

Alfonso Merlos

                El sumario del ‘caso Kokorev’ no sólo revela las actividades comerciales de la empresa Kalunga, que según la juez del instrucción nº5 de Las Palmas, Ana Isabel de Vega, era un mero instrumento para lavar dinero del régimen de Guinea Ecuatorial. La investigación pone al descubierto las actuaciones profesionales y mercantiles de Vladimir Kokorev (el presunto testaferro de Obiang, según el fiscal Luis del Río) incluso en alianza con empresas españolas, como el caso de ‘Martínez Hermanos’.

En el anexo documental 37, complemento a los tomos principales del proceso, se recoge la oferta de Kalunga a ‘Martínez Hermanos’ para la compra de un barco. En el mismo queda registro de las facturas de Kalunga (la compañía bajo sospecha porque según la justicia canaria no tenía “actividad comercial ni de ninguna otra índole”) de nuevo a la compañía española asentada en Guinea Ecuatorial.

Factura de Kalunga a la empresa hispano-guineana Martínez Hermanos

 

El propio Ministerio Fiscal de la antigua colonia española ha confirmado en documento oficial que entre 1999 y 2003 se mantuvieron relaciones comerciales con la sociedad Kalunga (propiedad de Vladimir Kokorev), relaciones de las que queda constancia a través de encargos realizados y comprobantes de pago en el sumario. Sergei Melnikov, el propio capitán de uno de los barcos de Kalunga, en concreto el Río Mbini, ratifica en documento (con traducción jurada que obra en poder de la magistrada De Vega) que trabajó, junto a centenares de marineros de Ucrania, Rusia, Letonia y Lituania para Vladimir Kokorev.

Los detalles de este responsable de la tripulación de Kalunga son profusos, en el sentido de que: 1) el Río Mbini, de Kalunga, se dedicaba al cabotaje, principalmente en los puertos de Duala en Camerún, y Bata y Malabo en Guinea Ecuatorial; 2) en los expedientes de todos los marineros miembros de la tripulación constaba el nombre de Kalunga como su lugar de trabajo; 3) “la administración y el mantenimiento técnico” de otros barcos como Motu Oveng y el Katya también se realizaban a través de Kalunga.

Factura de servicios prestados por la compañía naviera y detransporte de Vladimir Kokorev

 

El propio Melnikov detalla la relación con Hermanos Martínez. Según consta en el sumario, a través de una carta, en la medida en que la excolonia española “no disponía todavía de las instalaciones para el mantenimiento de los barcos”, el funcionamiento de los que explotaba Hermanos Martínez “en las condiciones difíciles del clima tropical y en África, lejos de las bases de abastecimiento técnico, fue viable precisamente gracias a la compañía administrada por Vladimir Kokorev”; y en ese sentido añade que “en un momento difícil, justo después de la desaparición de las grandes compañías de transporte que existían en la URSS, cuando miles de marineros no tenían trabajo, Kokorev proporcionó sustento para cientos de nosotros”.

Melnikov certifica que bajo la bandera de Kalunga navegaban dos barcos pequeños de refrigeración, el Bata y el Malabo, que durante varios años “descargaban pescado para la empresa Hermanos Martínez”; en concreto, y el proveniente de Angola, cada tres-cuatro meses en los puertos de Bata y Malabo.

Factura de la empresa de Vladimir Kokorev a Martínez Hermanos Ltd.

 

En el sumario queda constancia de los recursos materiales utilizados para el desempeño de sus funciones en el sector naviero por el ahora anciano y ya jubilado Vladimir Kokorev. En este sentido, se incluye el registro del buque Río Mbini en Panamá (sede social de Kalunga), el informe de gastos de la nave, la licencia de radio de la misma o distintos documentos de chárter de la embarcación.

La empresa ‘Martínez Hermanos’ es una de las compañías con más solera y mejor afianzadas en Guinea Ecuatorial, habiendo desarrollado una red de supermercados modernos. Fue fundada en 1940 por Manuel y Antonio Martínez Solana con el objetivo de exportar productos como café, cacao y otros de la colonia a España, y hoy hace llegar sus productos a Camerún y Gabón.

Oferta de Kalunga a Martínez Hermanos para la compra de un barco

 

Con el paso de las décadas, y en los años en los que desarrolló relaciones comerciales con la empresa de Vladimir Kokorev, ya disponía de una importante flota de vehículos industriales y capacidad de más de 10.000 toneladas en en cámaras frigoríficas congeladoras, destinadas a la importación, venta y distribución de pescado, carne de aves despiezada, cerdo y vaca, y productos varios.

Días después de que se haya prorrogado por dos años más la prisión preventiva para Vladimir Kokorev, su mujer Julia y su hijo Igor, la salud del empresario hispano-ruso sigue agrietándose. Tras haber superado un infarto de miocardio, su cardiopatía isquémica se agrava, ha multiplicado su consumo de medicaciones para calmar dolores (especialmente torácicos opresivos), fatigas y faltas de oxigenación que le despiertan por la noche. A diario padece de “mareos, sensación de inestabilidad y visión borrosa de forma frecuente”, así como “debilidad aguda con parestesias en la mitadizquierda del cuerpo”, según la última prospección médica. Diversos síntomas neurológicos, síncopes y un posible cuadro de vértigo están siendo sometidos a estudio.

 

Condiciones de Kalunga en una de sus operaciones de compra venta de barcos

19 agosto, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.