Empresa y Tecnología

¿Cuánto dinero se ahorra realmente una empresa en la “Nube”?

A pesar de la longevidad del cloudcomputing (o la computación en la nube  o simplemente la “Nube”), todavía hay mucha confusión y preocupación (costes, gobernabilidad, seguridad, riesgos, migración…) cuando una organización pone su foco en desarrollar una estrategia para aprovechar las ventajas del Cloud para sus Tecnologías de la Información (TI).

Siempre en todas las nuevas adquisiciones de TI las empresas se plantean si adquirir la tecnología on-premise o en cloud, es decir, ¿tener sus propias infraestructuras y recursos o saltar a cloud?La respuesta dependerá de cada caso particular, pero hay una tendencia clara en cuanto a que las empresas están mirando crecientemente a la infraestructura cloud para satisfacer sus necesidades TI.  Según el analista Gartner, para el 2020 cualquier cosa que no sea una estrategia de solo nube para nuevas iniciativas de TI requerirá justificación en más del 30% de las grandes organizaciones empresariales, y para el 2018, el 50% de las aplicaciones alojadas en la nube pública serán consideradas de misión crítica por las organizaciones que las utilizan.

Para valorar el valor de las inversiones necesarias para llevar a cabo un proyecto TI, se suele recurrir al indicador TCO (Total Cost of Ownership – coste total de propiedad)creado en 1987 por Hill Kirwin de Gartner Group,que permite entender el coste verdadero de un proyecto TI  y de su infraestructura tecnológica.   Consiste en un análisis completo de los costes de TI en toda la empresa y en un período de tiempo determinado (normalmente 3 o 5 años).El TCO incluye la adquisición de hardware y software, gestión y soporte, comunicaciones, gastos de usuario final y tiempo de fallos, formación y otras pérdidas de oportunidad.Las organizaciones están bajo presiones crecientes para reducir costes asociados con el coste total de propiedad (TCO) de sus tecnologías de la información.

De la misma forma que cuando una persona se compra un vehículo no se fija sólo en el precio del mismo, sino también en el consumo de gasolina,  en el seguro, en las reparaciones y mantenimiento…  a la hora de comprar Tecnologías de la Información,  no nos fijamos sólo en el coste de licencias de la solución, o el coste de desarrollar el primer proyecto, sino que debemos analizar todos los costes asociados tales como los costes de soporte, de formación, de mantenimiento y de actualización.El TCO, además de considerar los costes directos de la implantación de cada solución (como la licencia de software, el precio del hardware y el coste del personal especializado), contempla también los otros gastos ocultos no presupuestados, pero que impactan en la cuenta de resultados de la organización: estos costes representan entre el 15% y el 25% del total de costes de las TIC en el modelo tradicional de ventas de licencias de software y puede ser un 90% en el caso de licencias open source.

Oracle quiere ayudar a las empresas a simplificar el análisis del TCO entre una infraestructura on-premise o en la nube, es decir, si desean migrar su centro de datos a la nube, transferir operaciones de infraestructura, gestionar sus desarrollos en la nube, o crear y ejecutar aplicaciones nativas en cloud. Para ello ofrece una nueva Calculadora de TCOque permite obtener un informe personalizado que describe los ahorros de costes y así ayudar a los equipos de TI a tomar decisiones informadas y sopesar el caso de negocio de la migración a Cloud.

Aunque los beneficios potenciales de la nube incluyen el ahorro de costes (un mito común es que cloud siempre ahorra dinero) y capacidades adicionales (por ejemplo, agilidad, innovación, protección de la inversión y tiempo de comercialización). Estos beneficios son a menudo menos cuantificables, pero son cada vez más citados como los verdaderos impulsores y el valor de Cloud. La prevalencia de Cloud está aumentando hasta el punto en que es un enfoque esperado de TI, pero es necesario preguntarse ¿cuánto dinero se puede ahorrar mi empresa con este enfoque?  Los costes siguen siendo importantes, y mientras algunas organizaciones ahorran dinero moviendo las aplicaciones a la nube, otras gastan más dinero moviendo las aplicaciones a la nube. La clave del éxito requiere siempre basarse en un análisis económico que ofrezca transparencia de los costes y la rendición de cuentas hacia el negocio, para sí poder respaldar cualquier decisión de migración a la nube. En la mayoría de los casos, una solución híbrida (parte on-premise y parte en Cloud) será la más adecuada.

Pedro Robledo

Experto en Business Process Management (BPM) y Transformación Digital

@pedrorobledobpm

 

19 abril, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.