Murcia

Inaugurada una Semana Santa, siempre especial en Murcia

5 de marzo, 12.00 horas y una preciosa mañana soleada en Murcia. En el teatro Romea resuenan los tambores y bocinas de la Real ilustre Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, anuncian que los días de pasión están cerca y es que hoy se da por inaugurada la Semana Santa de Murcia, con el pregón a cargo del Luis Emilio Pascual Molina.

En el escenario del teatro lo acompañan la Orquesta Sinfónica de la UCAM, la Coral Discantus y la soprano Cristina Toledo, todas ellas dirigidas magistralmente por Ángel Luis Carrillo, que junto con las imágenes delicadamente escogidas, hacen que los allí presentes sintamos la pasión de estos días de una manera muy especial.

Luis Emilio Pascual Molina nace en Yecla un 25 de agosto de 1958,día de la Virgen, como no puede ser de otra manera, el Señor marcó sus pasos desde el principio. Es licenciado en ciencias químicas y estuvo en el ejercito hasta que el Señor lo llamó a ser pastor. Actualmente tras 26 años de sacerdote y pasar por distintas parroquias, es Capellán de la UCAM y de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, consiliario de Manos Unidas y de la Hospital de Lourdes.

El pregonero comienza citando una conversación entre Jesús y Satanás, en la que Jesús termina aceptando el trato. “Esta mañana vamos a hablar sobre la mayor historia de amor jamás contada”, nos cuenta que no está ahí por méritos sino por amistad, los que lo conocemos sabemos que es digno merecedor. Se define como sacerdote y aprendiz de cristiano y agradece a todos los asistentes su presencia. Recuerda con una mención especial a los que ya disfrutan de la Gloria del Padre, como son su padre, su abuelo, sus tíos y numerosos cofrades.

“Gracias mamá por darme la vida cuidarme y perdonarme, ser ángel protector y bálsamo de consuelo y por estar ahí cada día con una fe inquebrantable, a ti dedico este pregón”. “Quiero hacer esta mañana una meditación de la vida de Jesús en voz alta. Los atletas se preparan para la competición, para eso nosotros tenemos la cuaresma, preparémonos para no quedarnos solo en las imágenes sino ir más allá”.

Nos habla de los inicios de la celebración de la Pascua, nos dice que la Semana Santa nos trae dos anuncios, la Pasión y la Resurrección. “La Pascua es el centro y la cumbre de todo el tiempo cristiano, algo muy distinto a una simple costumbre (…) es necesario que invitemos a quien quiera escuchar, a vivir y sentir esta semana que en Murcia no dura 7 sino 10 días, a disfrutar de sus 18 procesiones y no solo de manera cultural sino también espiritual”.

Luis Emilio continua invitándonos escuchar y a vivir el anuncio del primer pregonero, San Pedro, que nos contó que Jesucristo murió por ti y por mi y eso fue únicamente por amor. Nos dice que el pregón de Pedro es actual 2000 años después y nos reconoce que ya le gustaría que sucedida con su pregón lo que le pasó una noche.

Al final de una cena en un castillo inglés, a un famoso actor que entretenía a los huéspedes, que tras recitar unos versos de Shakespeare se ofreció para recitar lo que el público pidiera. Nos cuenta que al fondo había un tímido sacerdote y le preguntó si conocía el Salmo 22, éste le dijo que sí, pero que solo lo recitaría si después el sacerdote lo recitaba también, el sacerdote se sintió incomodo, pero accedió. El actor hizo una perfecta interpretación, con una dicción perfecta: “El Señor es mi pastor nada me falta, en verdes praderas me hace recostar, me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas, aunque camine por cañadas oscuras nada temo porque tu vas conmigo, tu vara y tu callado me sosiegan”.

Los huéspedes se levantaron y aplaudieron con énfasis. Llegó el turno del sacerdote que se levanto y recitó las mismas palabras del salmo, con la diferencia que esta vez nadie aplaudió, solo se sentía un profundo silencio y el inicio de algunas lágrimas, tan unos minutos, el actor se levantó y dijo notablemente emocionado, señoras y señores esperó que se hayan dado cuenta de lo que ha sucedido aquí esta noche, yo conocía el salmo, pero este hombre, conoce al pastor.

No pretendo ser como aquel actor, continúa diciéndonos, pero si como el sacerdote, me gustaría trasmitiros ese encuentro transformador que tuve con Dios, que cambió mi vida y sigue cambiándola cada día, a pesar de mi pobreza. Me gustaría que cada cofrade y nazareno saliera de aquí como los invitados de aquella cena.

Luis Emilio avanza en su pregón hablándonos de amor, nos habla de los rostros del Viernes Santo, Simón, Juan, María Magdalena, Judas, Pilatos, Verónica, María De Nazaret, siempre en torno a aquel, al que se vuelve el rostro, nos dice la biblia. Nos invita a contemplar las imágenes de Salzillo en el Vienes Santo por la mañana y no solo a mirarlas sino a poner el oído e imaginar lo que nos dirían.

Con qué mimo nos habla de cada imagen, con qué delicadeza nos cuenta la dulce conversación entre Juan y María, los reproches a Judas, o la emoción de Verónica al mirar el rostro de Jesús esculpido en su Paño. Nos habla también de los otros miles de rostros, los niños, ancianos, enfermos, rostros del Viernes Santo, los de Martes, Miércoles y Jueves Santo, los que el Viernes miramos la cruz vacía y nos preguntamos si tiene sentido esta muerte.

También nos habla de los rostros de júbilo del domingo de Ramos o de Resurrección, y nos pregunta ¿seremos capaces, nosotros, los que formamos la Semana Santa de Murcia, de expresar la verdadera historia que vivieron los protagonistas? Nos cuenta como desde niño su padre le transmitió su pasión por la Semana Santa Yeclana.

Termina diciéndonos que tras la oscuridad de la pasión llega la luz de la Resurrección, que María Magdalena llega al sepulcro y el cuerpo de Jesucristo no está, que esta mujer, pecadora se convierte en testigo de la resurrección para todos los apóstoles. Que en la noche de pascua, todo es nuevo, que en esta noche se liberan prisioneros, se acaba la esclavitud, se reconcilian las familias peleadas por herencias, se olvidan antiguos rencores y se reconoce la vida.

Murcia es especial en Semana Santa, por sus monas con huevo, sus habas, su olor a azahar, por el río colorado que inunda las calles el Miércoles Santo, por el silencio de la noche de Jueves Santo. Murcia es especial por la explosión multicolor del domingo en la mañana. La Semana Santa de Murcia es especial y tenemos que seguir trabajando por ello. Entremos en estos 10 días hasta el fondo en todos los sentidos, y ahí en el sentido personal siéntete protagonista de esta historia.

Y así termina el pregón, todos los allí presentes hemos sido unos privilegiados, al escuchar un pregón que se recordará y se pondrá de ejemplo durante mucho tiempo. ¡Enhorabuena Pregonero, que orgullosa estoy de ti! Y después de leer esto, ¿te vas a quedar solo en la talla, solo en la imagen?

Miriam Lorente

5 marzo, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros

MurciaCode. Tu periódico de Murcia.

AVISO LEGAL: La empresa editora no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos por los colaboradores.